jueves, 12 de noviembre de 2009

El Cuchillo Pródigo

Los que no me conozcais cuando leais esta entrada pensareis "este tío está pirado" , de momento no he llegado a ese estado, pero en esta vida todo llega.

Aquellos que alguna vez habeis estado en mi casa cenando (pocos) porque no cocino, no se si os disteis cuenta que sólo había 5 cuchillos, faltaba uno (yo usaba otro diferente). El caso es que hacía como siete años que ya había echado en falta ese cuchillo. Pensaba que se había ido para la basura con los restos de comida, en algún plato. Lo di por perdido.

El caso es que hace dos semanas estaba comiendo en casa de mis padres, cuando voy a coger un cuchillo y digo:" Si este cuchillo se parece mucho a los mios". A lo que me respondieron mis padres: "todos los cuchillos se parecen". Pero no me quedé convencido y una vez estuve en mi casa me dispuse a ver como eran mis cuchillos y efectivamente el cuchillo que había visto en casa de mis padres se correspondía con la marca y modelo de los mios. Y lo que es la prueba definitiva, ellos (mis padres) no tenían ningún cuchillo más que se pareciera. En blanco y en botella...

Seguidamente me llevé mi cuchillo a casa, de vuelta al hogar tras siete años en el exilio, aunque nos veiamos dia si, dia no, no lo reconocí.

Como dice el refrán más vale tarde que nunca. Tendré que organizar alguna cena para celebrar el reencuentro. Cocinaré algo que se coma con cuchillo.

3 comentarios:

SONIA dijo...

La pregunta es, ¿cómo llegó el cuchillo a casa de tus padres? Jajaja, qué cosas!

Un saludo!

lunallena dijo...

Muy bueno, hay que ver lo que le pasa a un leones de león. No te puedes quejar, a ti por lo menos te ha aparecido, aunque sea después de 7 años, porque las cucharillas no se por qué nunca aparecen.
Me ha gustado tu entrada, muy original, podría valer para un monólogo de los del club de la comedia.
Recuerda, ¡¡ata ese cuchillo no sea que vuelva a desaparecer!!.

Luis Angel dijo...

Sonia: Pues teniendo en cuenta que mis padres viven al otro extremo de la ciudad, va a ser que lo llevé Yo, no se.
Luna LLena:¿has mirado en el cajón de los cubiertos de tus padres a ver si tienen tus cucharillas?
La verdad es que el cuchillo no ha mostrado ninguna prueba de agradecimiento desde que está en su nuevo "hogar". ¡No se si añorará a mis padres! Cuando se lo pregunto no me dice nada. Se muestra "cortante".