lunes, 14 de diciembre de 2009

Telefonos Moviles


Con los moviles nos ha ocurrido como con tantas otras cosas, que nos han llegado de repente y no estábamos preparados ni en la práctica, ni culturalmente para ello.

Lo primero, cuando llamamos a alguién al movil, es preguntarle si puede hablar. Que nos conteste no quiere decir que pueda hablar. A lo mejor está en el andamio, con una mano sujetándose al mismo y la otra en el móvil. Es uno de los inconvenientes: que te llaman cuando menos te lo esperas. Las Leyes de Murphy lo explican detalladamente, basta que dejes un momento el móvil para ir al baño, y esa llamada que estabas esperando toda la mañana, suena al momento.
La típica pregunta de ¿dónde estas? o ¿qúe haces? en el móvil toma carácter de obligatoriedad. La respuesta dependerá de cada ocasión y del interlocutor.

La segunda cuestión es la de cuándo usar el móvil, hay gente que te llama al movil para cualquier cosa, cuando a lo mejor te va a ver unas horas después.

Cuando no había móviles quedábamos de un día para otro, incluso de una semana para otra, ahora no somos capaces de quedar para unas horas después, tenemos la necesidad de llamarnos (por supuesto al móvil).

Luego está la problemática de que si lo hemos dejado en el abrigo, de si no lo he oído, de si me he quedado sin batería, que si no hay cobertura, no he visto la llamada perdida, lo tenía en vibración....
No hablemos de aquellos que no te devuelven nunca la llamada, aunque tengan varias perdidas o les hayas enviado un mensaje. Mención especial para los que tienen activado el buzón de voz permanentemente,... y así un largo etcétera.

En definitiva: un buen invento, pero hay que saber usarlo.

4 comentarios:

SONIA dijo...

A mí a veces me asusta lo dependientes que nos hemos vuelto de estos aparatos, hasta el punto de que si no lo coges cuando te llaman por lo que sea ya te están echando en cara tu "irresponsabilidad". En cuanto llego a casa me olvido de que lo tengo.

Un saludo!

Saturnino dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo, a veces me pregunto cómo podíamos vivir antes sin móvil, y a veces me gustaría que no lo hubiesen inventado.
Un saludo.

lunallena dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo.
¡¡¡Es horrible!!! cada vez somos más dependientes de tantas cosas.
Es más, los niños de hoy en día ya nacen con un móvil debajo del brazo, yo me pregunto, para qué necesitan un móvil?

Luis Angel dijo...

Sonia: EN casa si tienes fijo, lo mejor es apagarlo. No he comentado que no puedo entender que la gene se queja del despertador y se deja el movil encendido con sonido toda la noche, y luego pasa que se equivoca uno y te llama al movil a la 5 de la mañana y te ha jod...el sueño y el día siguiente.
Saturnino Pues en la mayor parte de las ocasiones viviamos mejor, ya sabes que hay adictos al movil (como al juego, ...) y hay invenots que parecen del diablo.
Luna LlenaLos niños no lo necesitan, son los padres los que les hacen "imbeciles" y luego se quejan de que si el niño gasta no se cuanto al mes en móvil, ¿pero para que necesita un mocoso un móvil?